Se desarrollan actividades de enriquecimiento forestal con especies nativas en superficies con matorrales en la Cuenca del Canal de Panamá

El objetivo final de estas acciones apunta a fomentar el uso forestal sostenible de estas zonas, a través del aumento de la cobertura
Fuente: Comunicaciones Programa REDD/CCAD-GIZ  |   26 Jun 2015   |   Panamá

En el marco del Convenio ACP-GIZ-ANAM, el Programa REDD/CCAD-GIZ propuso a la ACP en el 2014 una alternativa de enriquecimiento forestal con especies nativas valiosas para las áreas cubiertas con matorrales. En la cuenca del Canal de Panamá se han calculado 22,654 hectáreas de matorrales, lo que equivale aproximadamente a 6.6% de la superficie de la cuenca. Esta cobertura es bastante dinámica, en términos de su distribución geográfica, ya que algunas áreas pasan de otros usos a matorrales y viceversa, pero a la luz del análisis de mapas históricos, se estima que esta cifra se mantiene relativamente estable.

El objetivo de esta iniciativa piloto de enriquecimiento con especies nativas valiosas y de uso múltiple en las fincas, apunta a fomentar el uso forestal sostenible de estas zonas, a través del aumento de la cobertura forestal con especies nativas de alto valor comercial que a futuro puedan ser aprovechadas por los propietarios para la complementación de sus ingresos económicos, además de mantener los servicios ecosistémicos y la biodiversidad de la zona.

A diferencia de una plantación de monocultivo, donde se comienza en un terreno sin cobertura arbórea, el enriquecimiento en matorrales consiste en la introducción de dos o tres especies forestales nativas de alto valor comercial y/o de uso en la finca, aprovechando además la diversidad vegetal del matorral existente para incrementar el valor ecosistémico. Esto se logra plantando las especies de árboles nativos en franjas de luz abiertas dentro del matorral. Entre cada franja de luz se deja una franja de matorral nativo que servirá de banco de diversidad local, el cual colaborará con el desarrollo futuro del sotobosque y la protección de los servicios ecosistémicos. En la siguiente figura se muestra un esquema que ejemplifica la metodología de instalación de especies nativas en la superficie de matorrales.

En los primeros 3 a 5 años se hace necesario controlar el crecimiento de arbustos y gramíneas en las franjas de luz donde se han establecido los árboles, con el fin de evitar la competencia de otros arbustos, hierbas o lianas y reducir riesgos de pérdida por incendios. Se esperaría que en los años 6-7 desde el establecimiento, los árboles tendrán una altura superior a los 7 metros y serán capaces de controlar el desarrollo de gramíneas y arbustos por la sombra que generen. Para este momento la vegetación nativa de las franjas de matorral estará esparcida como sotobosque por debajo del estrato arbóreo plantado.

El establecimiento de modelos demostrativos de la citada metodología se realizó en áreas aportadas por 5 propietarios que a su vez son beneficiarios activos del Programa de Incentivos Económicos Ambientales (PIEA) de la Autoridad del Canal de Panamá. Estos propietarios cuentan con terrenos titulados y voluntariamente decidieron participar en la iniciativa piloto de matorrales.

Los modelos demostrativos se encuentran ubicados en la provincia de Panamá, distrito de Capira, corregimiento de Cacao, en la subcuenca de los ríos Cirí y Trinidad. La fase de reforestación del proyecto inició en agosto 2014 con la asesoría técnica y diseño del piloto por parte de la empresa consultora Sud-Austral Consulting, bajo el Programa REDD/CCAD-GIZ, la empresa Futuro Forestal lleva a cabo hasta la fecha las labores de campo para el establecimiento de los módulos demostrativos y a su vez cuenta con un programa de capacitación continua a los cinco propietarios y los familiares involucrados en la actividad.

La selección de especies a utilizar en la reforestación se realizó considerando los siguientes criterios:
• que las especies fueran nativas de la región,
• que exista semilla o plantones disponibles al momento de ejecución del proyecto,
• que existan las condiciones de sitio que aseguren la sobrevivencia y buen desarrollo de la especie, y
• que se contara con experiencia en el manejo y conocimiento de necesidades o hábitat de las especies.

De acuerdo a estos requerimientos técnicos combinado con el interés de los propietarios, las especies de interés seleccionadas fueron las siguientes: amarillo (Terminalia amazonia), cocobolo (Dalbergia retusa), caoba (Swietenia macrophylla) y roble de sabana (Tabebuia rosea).
 

Se desarrollan actividades de enriquecimiento forestal con especies nativas en superficies con matorrales en la Cuenca del Canal de Panamá


Belice Costa Rica El Salvador Guatemala Honduras Nicaragua Panamá República Dominicana
RSS Twitter Facebook